PORTADA

EL BARRIO JUDÍO DE ROMA Y UN POCO MÁS

Como en muchas ciudades europeas, Roma también tiene su barrio judío, un gueto formado por voluntad del papa Paolo IV. Situado junto al río Tíber, es también un lugar de memoria a aquellos casi 1000 judíos que un día de Octubre de 1943, fueron detenidos y deportados a Auschwitz, donde murieron casi todos, la mayoría, mujeres y niños.

Comenzamos nuestra ruta desde la Sinagoga, Tempo Maggiore di Roma. Es la sinagoga más grande de la ciudad. Además de ser casa de culto, fue también el centro cultural y organizacional de la Comunidad judía de Roma. Está abierta al público para las visitas de domingo a jueves.

SINAGOGA

Cercano a la Sinagoga, encontraréis el primer teatro de la ciudad permanente, el Teatro Marcello, el cual se encuentra parcialmente conservado.

TEATRO MARCELO

A su lado, el Portico D´ottavia, del año 27 a.C., es la primera construcción pública realizada por una mujer en la ciudad.

Continuamos por la Via della Reginella, que conecta la Via del Pórtico D´ottavia, principal calle del barrio con numerosos restaurantes ya preparados para los turistas, con la Piazza Mattei. Paseando por ella podréis vivir un poco la estrechez, angustia y oscuridad del antiguo gueto. En su trayecto, si os fijáis en el suelo, veréis las placas con los nombres de las personas que vivían allí y fueron detenidas, deportadas y asesinadas.  Los pelos de punta.

?????????????

Llegamos a la Piazza Mattei, donde veréis la Fuente de las Tortugas, construida en el año 1500.

?????

Para comer, como os he dicho, en la Via del Pórtico D´ottavia tenéis numerosos restaurantes, pero sinceramente, muy preparados para el turista y realmente no os puedo decir qué tal de precio y calidad… Pero sí que os puedo recomendar el restaurante al que nosotros fuimos, YOTVATA, en la Piazza Cenci 70.

IMG-20170117-WA0001

Lo habíamos visto recomendado en varios foros de internet, y tenía buena pinta así que nos pusimos a buscarlo… lo que nos costó bastante, ya que estaba un poco a las afueras del barrio y ni siquiera la gente de allí conocía la plaza donde se hallaba. Pero por fin lo encontramos!! Y cómo mereció la pena las mil vueltas que dimos!! Un negocio familiar de comida kosher, un sitio auténtico donde los únicos turistas éramos nosotros, el resto de comensales eran romanos judíos. El trato de su dueño, Nino, fue exquisito. No os perdáis sus deliciosas alcachofas y su pasta fresca. Por cierto, en mitad del restaurante, yendo hacia el baño, encontraréis un lavabo típico en donde realizar la tradicional ablución de las manos antes de la comida.

Y ya que estáis cerca, aprovechad la ruta para desplazaros un poco por la ribera del río Tíber hacia el sur, para llegar a la IGLESIA DE SANTA MARIA IN COSMEDIN, donde en su puerta encontraréis la famosa BOCA DELLA VERITÁ. Esta enorme máscara de mármol, de fama mundial, está dedicada al Dios del mar, pero no se sabe muy bien de dónde salió, por un lado dicen que era una fuente, por otro lado que era la tapadera de una coacla… fuera lo que fuera, la verdad es que todo el mundo que visita Roma, no puede irse sin hacer la cola para realizarse la famosa foto metiendo la mano en su boca, ya que cuenta la leyenda que la máscara mordía la mano de aquél que mentía, y claro, hay que demostrarlo 😉

Anécdota de cine: en la película Vacaciones en Roma, el actor Gregory Peck realizó una broma a Audrey Hepburn. Sin previo aviso metió la mano y escondió su mano por debajo de la manga haciendo creer a la actriz su falta de ella. Esto provocó un susto verídico a la actriz, y el director no dudó en introducir en la película esta reacción de Audrey Hepburn.

Ya que estáis aquí, y os habéis hecho la famosa foto, no os vayáis sin entrar a la Iglesia. Medieval y construida en el s. VI, es una delicia observar sus bellos elementos decorativos, como los mosaicos, el coro…

Iglesia Sta Maria in Cosmedin

A las espaldas de la iglesia, encontraréis el CIRCO MASSIMO, o realmente la explanada donde antiguamente se debió encontrar, porque para nosotros fue una decepción. Apenas quedan restos de lo que fue y cuesta un poco hacerse a la idea de lo que debió ser en su momento.

Para finalizar el recorrido, terminad subiendo a la colina del monte Aventino, para llegar al PARCO SAVELLO, junto a la Basílica de Santa Sabina. Un bello jardín de naranjos desde donde tendréis unas impresionantes vistas de la ciudad. Si podéis, subid al atardecer para ver unas de las vistas más bellas de la ciudad.

PANORAMICA JARDIN

JARDIN DE LOS NARANJOS